martes, 10 de octubre de 2017

EL COMANDANTE CHE GUEVARA, NO FUE UN INVASOR, LUCHÓ PARA LIBERAR A NUESTRO PAÍS DE SU CONDICIÓN DE SEMICOLONIA DEL IMPERIALISMO YANQUI

 Los comunistas que en agosto de 1985 en el V Congreso del PCB rompimos formalmente con la dirección revisionista del viejo PCB (entiéndase bien, nó con la militancia marxista leninista) entre muchas razones lo hicimos fundamentalmente, siguiendo el sendero de la Juventud Comunista de Bolivia que el año 1967 se incorporó a la guerrilla de Ñancahuazú, rompiendo con aquella misma dirección negadora de la consecuencia y practica revolucionaria (porque solamente en teoría y en los actos recordatorios de aniversarios pomposos fueron grandes marxistas leninistas).

Hoy a los  cincuenta años del asesinato del camarada Comandante Che Guevara, por parte de la CIA, reafirmamos nuestra firme convicción de continuar en la lucha por el Socialismo Científico, lucha que no es lo mismo que el reaccionario Socialismo Comunitario y Socialismo del Siglo XXI, por carecer estas, de bases científicas y por ser conciliadoras con el enemigo de clase.  El camarada Comandante Che Guevara, entendio la concepcion del hombre nuevo a partir de la teoría y práctica del marxismo leninismo, el cual de ninguna manera fue compatible con el hombre explotador, opresor, decadente, degenerado, perverso, insensible y cruel de la sociedad capitalista; menos comulgó con la corrupcion, el oportunismo y la traicion a los trabajadores y al pueblo, porque los corruptos no pueden ser revolucionarios, son enemigos de la Revolucion.

La imagen y la memoria del Comandante  Che Guevara, fue convertida en un ícono por quienes ni siquiera pueden tener el honor de considerarse marxista leninista, sino de simples y vulgares posmodernos, heterodoxos, culturalistas, reformistas, populistas, nacionalistas pequeñoburgueses, animistas, esotéricos de una mal llamada izquierda, y otras tendencias y corrientes de dudosa ideología. En realidad son  “falsos cheguegaristas”, que ni por asomo sospechan la ideologia del marxismo leninismo. 

Desde luego que la reacción equívocamente considera a estos como si fueran verdaderos comunistas, cuando en realidad ellas reniegan de la teoría de la lucha de clases, de la experiencia del movimiento comunista internacional, del papel del Partido como mando y guía de la revolución, del marxismo leninismo como ideologia de los trabajadores, y fundamentalmente desprecian a  los grandes maestros de la revolución mundial.

La burguesía, el imperialismo y la reacción, aun asesinado por la CIA hace cincuenta años el camarada Comandante Che Guevara, se espantan y angustian a gritos, y se resisten a creer y comprender que está más vivo e invencible que nunca entre los trabajadores y en nuestro pueblo. Los plumíferos de la reacción, desde los medios de comunicación y redes sociales, no son la excepción, y por eso lanzan diatribas y calumnias en contra del camarada Comandante Che  Guevara, calificándolo como un extranjero invasor al país, cuando en realidad  luchó junto a bolivianos  e internacionalistas revolucionarios para liberar a nuestro país de su condición de semicolonia del imperialismo yanqui. Nuestros enemigos de clase, ignoran la historia, la desconocen, pues en la guerra por la primera independencia de nuestro país, también lucharon a muerte muchos internacionalistas junto a los patriotas, como Antonio José de Sucre, Francisco O”Connor D Arlach, Mariscal Braun, Gral. Galindo y otros para liberarnos de nuestra condición de colonia española. No fueron invasores ni asesinos.

Los trabajadores, pueblos y naciones oprimidas del tercer mundo, enarbolan las heroicas banderas del marxismo leninismo, la todopoderosa ideología revolucionaria (la única ideología que en verdad teme la gran burguesia, la reacción y el imperialismo), la misma ideología del camarada Comandante Che Guevara y de los camaradas de la Juventud Comunista que se incorporaron a la  guerrilla de Ñancahuazú. La nueva oleada revolucionaria que ya se avizora desde los paises del tercern mundo, nos anuncian exultantes y épicos combates clasistas definitivos para conquistar una sociedad justa, en la que no haya explotados ni oprimidos, donde no hayan pobres ni miserables, y podamos vivir como verdaderos seres humanos libres de toda forma de explotación y opresion, derrotando en definitiva al imperialismo, principalmente el imperialismo yanqui.

¡Gloria eterna al camarada Comandante Che Guevara!
¡Gloria eterna a los camaradas de la JCB que se incorporaron a las guerrillas de  Ñancahuazú!
¡Por nuestra clase y por nuestro pueblo, la rebelión se justifica!

PARTIDO COMUNISTA DE BOLIVIA (R)



miércoles, 7 de junio de 2017

CONFIRMADO: EEUU, CANADÁ Y 19 PAÍSES MÁS INICIAN MANIOBRAS MILITARES FRENTE A COSTAS VENEZOLANAS LA PATRIA BOLIVARIANA ENFRENTARA A QUIENES DESEAN ROBARNOS NUESTRAS RIQUEZAS


 Desde este martes 6 de junio el Comando del Sur de EEUU lleva a cabo prácticas militares frente a las costas venezolanas. Esto fue confirmado a través de una publicación de la embajada gringa, en la que describen las operaciones como "un ejercicio conjunto y combinado, realizado conjuntamente con países socios para mejorar las habilidades colectivas de las fuerzas de defensa, para contrarrestar el crimen organizado transnacional y el terrorismo".  Asimismo, describen El Caribe como una "zona crítica", en la que no solo EEUU y Canadá realizan sus "ejercicios", sino también otros 19 países, entre ellos: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, República Dominicana, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Suriname, San Vicente y las Granadinas y Trinidad y Tobago, Francia, México y el Reino Unido. Según la comunicación, las prácticas se darán en 2 fases: la primera, desde Barbados del 6 al 12 de junio; y la segunda, desde Trinidad y Tobago, del 13 al 17 de junio. 

Agencias
El Ejercicio Tradewinds 2017, un ejercicio multinacional de seguridad marítima y respuesta a desastres en el Caribe, comenzó con una ceremonia de apertura en Barbados, el pasado martes 6 de junio, en la que acogen a 18 países asociados y cerca de 2.500 participantes.
Este ejercicio anual centrado en el Caribe incluye liderazgo a nivel ejecutivo y proporciona una oportunidad para que las naciones participantes colaboren en los desafíos y garanticen la seguridad regional.
El almirante Kurt W. Tidd, comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, dijo que los Estados Unidos valora verdaderamente las fuertes relaciones forjadas durante Tradewinds.
“El ejercicio ayuda a asegurar una alianza sin fisuras y, mediante el entrenamiento cruzado con los miembros de servicio de todo el mundo, garantiza una mejor respuesta a los desastres naturales y las amenazas terrestres y marítimas, incluido el tráfico ilícito en la región crítica”.
Se realizarán dos fases del ejercicio en el Caribe. La Fase I de Tradewinds está en Barbados del 6 al 12 de junio y la Fase II se llevará a cabo en Trinidad y Tobago del 13 al 17 de junio.
Tradewinds, patrocinado por el Comando Sur de los Estados Unidos, con sede en Miami, Florida, es un ejercicio conjunto y combinado, realizado conjuntamente con países socios para mejorar las habilidades colectivas de las fuerzas de defensa y constabularies para contrarrestar el crimen organizado transnacional y el terrorismo, Y operaciones de socorro en casos de desastre.
Las naciones participantes en el ejercicio incluyen a Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, República Dominicana, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Suriname, San Vicente y las Granadinas y Trinidad y Tabago Como personal militar de los Estados Unidos, Canadá, Francia, México y el Reino Unido.

Fotos-del-Entrenamiento-Cortesía-Comando-Sur

viernes, 28 de abril de 2017

POR UN PRIMERO DE MAYO CLASISTA Y REVOLUCIONARIO


La coyuntura internacional se caracteriza por la acentuación de la contradicción interimperialista por la hegemonía mundial y el saqueo de los recursos naturales de los pueblos de tercer mundo, con una clara tendencia hacia la tercera guerra mundial desde los conflictos locales, regionales e internacionales; y la a otra tendencia es la revolución mundial de los trabajadores, de los pueblos y naciones oprimidas que bajo diferentes formas de lucha, se enfrentan  frente al imperialismo yanqui y sus gobiernos títeres. Los trabajadores debemos hacer conciencia de la necesidad de contar con nuestra organización política (un Partido Comunista de nuevo tipo, marxista leninista) y asumir los desafíos de la lucha de clases en la presente época.

Bolivia no es ajena a esta contradicción interimperialista, el gobierno se posicionó en el bloque de Rusia, China, Irán, Siria y Corea. En tanto que Colombia, Perú, Argentina, Brasil y otros también toman posición en el bloque encabezado por EEUU,  Inglaterra,  la Unión Europea y otros. No existe ningún Estado o gobierno que no haya tomado posición.

En tanto que el MAS prosigue con la reorganización del viejo Estado burgués, a la que encubre con un discurso ultrarevolucionario para engañar a los trabadores y a nuestro pueblo y, que  en los  hechos, demuestra ser mas ultraconservador. En casi once años de gobierno no pudo profundizar el denominado “proceso de cambio”, sino en el sentido contrario, favoreciendo  a los intereses de la burguesía agroindustrial y terrateniente del oriente de nuestro país, a la burguesía financiera bancaria, a la burguesía comercial, a la burguesía minera y demás sectores privilegiados por el poder. Los principios y derechos de los trabajadores escritos en la nueva Constitución Política del Estado burgués son simples enunciados, como se demuestra  con los sueldos de hambre, míseros rentas de vejez,  aporte de los propios trabajadores para su jubilación, falta de fuentes de empleo, cierre de fabricas y etc. El paradigma del “vivir bien” se traduce con denuncias de corrupción, negociados, trafico de influencias y etc. Lo peor la política corporativista oficial sobre las organizaciones  de los trabajadores, es contraria al sindicalismo clasista y revolucionario.

La vieja derecha (Carlos de Meza, Tuto Quiroga, Doria Medina, Rubén Costas y su cachorro Luis Revilla) se apresta a retornar al poder político del viejo Estado para restaurar sus privilegios y políticas al servicio incondicional del imperialismo yanqui y de las transnacionales, como consecuencia de la  incapacidad del gobierno del MAS (que creó una nueva burguesía y favorece a las otras facciones de la burguesía de nuestro país) incapaz de profundizar el denominado “proceso de cambio” a favor de los trabajadores y nuestro pueblo, porque niega el papel protagónico de los trabadores y su todopoderosa ideología: el marxismo leninismo.

Los trabajadores ya conocemos la política del gobierno de restauración neoliberal de Macri en Argentina y de Temer en Brasil. Por eso debemos comprender la necesidad de construir un proyecto político de un nuevo Estado Democrático, Popular y Revolucionario en la línea orientada hacia nuestros objetivos estratégicos de clase, cualitativamente superior al Estado burgués Plurinacional, y así allanar el camino hacia el socialismo científico (que no tiene nada en común con el reformismo del Socialismo del Siglo XXI y el populismo del Socialismo Comunitario). 

Es necesario acumular fuerzas para hacer respetar nuestros derechos y beneficios y para conquistar mas derechos y reivindicaciones laborales, repudiando al mismo tiempo el pacifismo, el oportunismo y la capitulación de algunos dirigentes corporativos de la Central Obrera Boliviana. Asimismo, tener bien claro que el internacionalismo proletario, es un principio revolucionario que los trabajadores y nuestro pueblo no podemos dejar de practicar en contra del enemigo principal de los trabajadores y pueblos del mundo: el imperialismo, principalmente el imperialismo yanqui. Debemos apoyar moralmente la lucha del heroico pueblo de Siria,  Irak, Yemen, Palestina, Líbano y su Hezbollah, Libia, Afganistán, India, Filipinas, Republica Popular de Donetzk, Republica Popular de Lugansk; y asimismo condenar la estrategia del imperialismo que busca desarmar la lucha de los movimientos de liberación de los pueblos del tercer mundo (acuerdo de paz Colombia-FARC), en tanto que el imperialismo continua creando bases militares en el mundo y en América Latina, con la complicidad de los gobiernos títeres y sus lacayos, y el apoyo de los pacifistas de una “izquierda” claudicante.

¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO CLASISTA Y REVOLUCIONARIO!
¡GLORIA ETERNA A LOS MARTIRES DEL CHICAGO!
¡VIVA EL MARXISMO LENINISMO TODOPODEROSA IDEOLOGIA DEL PROLETARIADO!
¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!
¡MUERA EL IMPERIALISMO, PRINCIPALMENTE EL IMPERIALISMO YANQUI!
¡FORJEMOS EL PROYECTO DE UN NUEVO ESTADO DEMOCRATICO Y POPULAR!
¡¡POR NUESTRA CLASE Y POR NUESTRO PUEBLO!!
¡¡LA REBELION SE JUSTIFICA!!


Secretariado
Partido Comunista de Bolivia(R)

CELEBRAMOS NUESTRO CUARTO ANIVERSARIO, JUNTO A LOS TRABAJADORES Y NUESTRO PUEBLO



El 1º de mayo de 2013 fue constituido el Comité de Reconstrucción del Partido Comunista de Bolivia, en circunstancia en que los trabajadores que luchaban por una jubilación del cien por cien y demás reivindicaciones socioeconómicas, eran reprimidos violentamente por el gobierno del Estado Plurinacional, que hasta la fecha se niega reponer el aporte tripartito para la jubilación (aporte patronal, aporte estatal y aporte laboral) y defiende al ultranza el modelo neoliberal de las AFPs, motivo por el cual los trabajadores ahora se jubilan miserablemente con sus propios ahorros .

Fueron comunistas y revolucionarios, principalmente los que no arriamos las banderas de la fracción roja del Partido Comunista de Bolivia V Congreso, quienes asumimos el desafío de conformar un Comité de Reconstrucción del Partido Comunista de Bolivia. Posteriormente se incorporaron un contingente de rebeldes de la Juventud Comunista de Bolivia, para luego dar lugar al Partido Comunista de Bolivia (R), habiendo realizado una conferencia nacional en el mes de enero del año pasado, quedando muchas tareas pendientes de ser realizados.

Algunos compañeros, en diferentes momentos optaron por seguir la tercera etapa y superior del desarrollo del marxismo leninismo: el maoísmo. Jamás los repudiamos, sino quedó patente el convencimiento de que en algún momento del desarrollo de la lucha de clases en nuestro país, con seguridad convergeremos unitariamente, porque el objetivo estratégico de clase sigue siendo la toma del poder político estatal por parte de los trabajadores y nuestro pueblo para demoler el viejo orden y dar lugar a un nuevo orden. Otros, también hicieron voluntariamente hacerse a un costado, porque es muy probable que están convencidos de la necesidad de formar parte de alguna internacional, no los repudiamos, es mas, hacemos votos de que mas temprano que tarde allanemos el camino de unidad de todos los comunistas en nuestro país, sin dogmas ni calcos ni dependencias o sometimiento, sino sobre el fundamento de la todopoderosa ideología del proletariado.

En nuestros documentos partidarios, ya nos adelantamos con precisión sobre lo que actualmente  esta sucediendo en la coyuntura internacional caracterizada por la contradicción interimperialista que puede conllevar hacia una tercera guerra mundial y que la respuesta es una nueva ola revolucionaria de los trabajadores y de nuestros pueblos. De ahí que consideramos que la tarea fundamental de todos los comunistas, es dotarnos de Partidos Comunistas de nuevo tipo, o de orientar o reorientar a los Partidos Comunistas existentes hacia una organización leninista para asumir nuevos desafíos de la contienda clasista en la presente época, sin escatimar esfuerzos por la unidad, porque nuestro enemigo principal es el imperialismo, principalmente el imperialismo yanqui y toda la reacción y sus lacayos.

Con modestia, sencillez y humildad comunista, en este primero de mayo clasista y revolucionario, celebramos nuestro cuarto aniversario, junto a los trabajadores y nuestro pueblo,  reafirmando nuestra firme determinación clasista y revolucionaria de  proseguir en el camino que nos hemos trazado, construir un Partido Comunista de nuevo tipo para el advenimiento de la revolución democrática y popular, sin lapso alguno hacia el socialismo científico en transición hacia la sociedad comunista.

¡VIVA EL PARTIDO COMUNISTA DE BOLIVIA REVOLUCIONARIO!
¡VIVA EL MARXISMO LENINISMO!
¡VIVA LA UNIDAD DE LOS COMUNISTAS!
¡MUERA EL IMPERIALISMO, PRINCIPALMENTE EL IMPERIALISMO YANQUI!
¡ABAJO EL REFORMISMO, EL REVISIONISMO Y EL POPULISMO!
¡POR NUESTRA CLASE Y POR NUESTRO PUEBLO!
¡LA REBELION SE JUSTIFICA!
Secretariado
Partido Comunista de Bolivia (R)


domingo, 9 de abril de 2017

CONDENAMOS Y REPUDIAMOS EL COBARDE ATAQUE TERRORISTA DEL IMPERIALISMO YANQUI EN CONTRA DEL HEROICO PUEBLO DE SIRIA

El imperialismo yanqui el viernes pasado atacó la base siria de Shayrat,en la provincia de Homs-Siria, lanzando 59 misiles de crucero tipo Tomahawk, causando al menos la baja de seis militares sirios y que además habrían muerto nueve civiles, entre ellos cuatro niños.

La esencia del imperialismo es el terrorismo, el genocidio, la agresión a los pueblos y naciones del tercer mundo, la intromisión e injerencia en los asuntos internos de nuestros pueblos, sin importarle que con sus acciones de prepotencia de "policía mundial" puede ocasionar una conflagración mundial, poniendo en serio riesgo la existencia de la  misma especie humana.

Algunos ilusos, principalmente en nuestro país pensaron que con Trump, el capitalismo se humanizaría y que vendrían tiempos mejores, al extremo de que no faltaron quienes simpatizaron públicamente con él, otros desde luego con Hilary Clinton, Ingenuos¡¡¡¡ No importa quien esté al mando del imperialismo yanqui, al imperialismo yanqui hay que derrotarlo sin sentimientos y simpatías por tal o cual líder de la superpotencia imperialista, es un tigre de papel, solamente los trabajadores, los pueblos y naciones del mundo, pueden hacerle morder el polvo de la derrota. Así nos demostró en el pasado el heroico pueblo de Viet Nam, y así nos están demostrando el heroico pueblo de Siria que le mantiene en vilo a los del Pentágono.

Los comunistas bolivianos, condenamos y repudiamos el cobarde y terrorista ataque del imperialismo yanqui en contra del heroico pueblo de Siria, y llamamos a todos los revolucionarios del mundo, a todos los comunistas del planeta, solidarizarnos militantemente y combativamente junto al pueblo de Siria y los combatientes del Hezbolla que resisten a todo trance y no se resignan a someterse a los dictados prepotentes del imperialismo yanqui y del sionismo internacional. Asimismo condenamos a la Unión Europea (colonias de los EEUU) y al gobierno títere de Colombia  (OTAN)

¡MUERA EL IMPERIALISMO, PRINCIPALMENTE EL IMPERIALISMO YANQUI!.
¡VIVA EL HEROICO PUEBLO DE SIRIA Y HEZBOLLA!
¡MUERTE AL INVASOR!
¡POR NUESTRA CLASE Y POR NUESTRO PUEBLO, LA REBELIÓN SE JUSTIFICA!

Partido Comunista de Bolivia (R)

jueves, 6 de abril de 2017

«La Clase Obrera debe disponerse a luchar para tomar la conducción del proceso bolivariano.»

Caracas, 3 abr. 2017, Tribuna Popular TP.- El Buró Político del Partido Comunista de Venezuela (PCV) hizo un llamado a la clase obrera; a las y los trabajadores de la ciudad y el campo; a las y los comuneros; a los partidos políticos revolucionarios y a la intelectualidad a impulsar un gran movimiento revolucionario que sea capaz de disputar el Poder a la derecha proimperialista y al reformismo que está entregando las conquistas alcanzadas por el pueblo.
Así lo dio a conocer, Oscar Figuera en rueda de prensa del PCV


martes, 4 de abril de 2017

NUESTRA POSICIÓN FRENTE A LA CRISIS DE VENEZUELA



Después de más de cuarenta años en que el Imperialismo pusiera en práctica la Doctrina de la Seguridad Nacional, a fin de combatir en contra de los movimientos insurgentes en América Latina, luego de haber desestabilizado El Salvador a fin de derrocar al Presidente Manuel Zelaya por la vía del “Golpe institucional”, probó igual suerte con Paraguay con el procesamiento y destitución de Lugo, desestabilizó al gobierno de Dillma Rouseff y alimentó a la derecha reaccionaria detrás del criminal separatismo, como en Bolivia, cuyo gobierno, desde sus inicios, fue condenado por el Imperialismo patrocinando y financiando a la burguesía agroindustrial y terrateniente del oriente boliviano con el objeto de poner fin a su gobierno, así como el inicio de la desestabilización del gobierno de los Kirchner en Argentina, Ecuador, Nicaragua y finalmente, Venezuela con el indisimulado objetivo de apoderarse de sus riquezas petroleras, así como organizó, financió y armó a DAESH  para apoderarse del petróleo de Siria, proyecto que fracasó, no por la falta de brutalidad desarrollada por los fundamentalistas que arremetieron no solo contra la población civil y la herencia cultural del pueblo Sirio o de la humanidad, sino a la decidida acción militar de Rusia y China (en el contexto de la lucha por la hegemonía mundial), de  Irán, Hezbolla y otros movimientos populares armados del pueblo de Irak. 

La Revolución Cubana, ha sido la última experiencia revolucionaria resuelta por la vía de las armas en contra de la derecha reaccionaria heredada de la dictadura batistiana patrocinada por el Imperialismo yanqui, hecho que no pudo concretarse en Nicaragua ni en el Salvador (debido a la capitulación, la traición y por la infiltración del enemigo de clase). La derrota de gobierno socialista de Salvador Allende, fue el último capítulo antes del ciclo de las dictaduras militares que tanto dolor y sangre costaron a las aspiraciones revolucionarias del pueblo latinoamericano que nos hizo comprender definitivamente que el Imperialismo no estaba dispuesta a permitir que en su propio “patio trasero” emergiera la democracia popular (la revolución pacífica es inviable en el contexto de la lucha de clases). 

Nosotros sostuvimos, desde un principio que el llamado “Socialismo del Siglo XXI” preconizado por el desertor Dieterich y puesto en practica por Hugo Chávez, no era más que la exteriorización del sentimiento que pretendía reproducir en Venezuela, lo que en el siglo XXVII fuera la gesta libertaria de Simón Bolívar, que si bien expulsó al colonialismo español de América Latina, no hizo la Revolución para los indios, ni mestizos, sino para  los criollos que terminaron por establecer regímenes que continuaron las relaciones de producción feudal y colonial sometiendo a los indios a la peor explotación, marginándolos de toda forma de participación en la instancias de la estructura del viejo Estado, de la misma manera que excluyó a los artesanos y a los intelectuales mestizos.  El “Socialismo del Siglo XXI”, no fue un proyecto político que tuviera como base a la doctrina revolucionaria del marxismo leninismo, menos el reconocimiento del papel protagónico de los obreros y de la fuerza fundamental de la revolución (los campesinos pobres), ni en los soldados revolucionarios. Por eso, al igual que el “masismo” (ultrarevolucionarios de palabra y ultraconservadores en los hechos), no basó su fuerza en los trabajadores y sus sindicatos ni en los campesinos pobres, sino en las denominadas “organizaciones sociales” como contrafuerte sobre el que pretendió edificar su base social.  

Las acciones de Hugo Chavez, no corrigieron a tiempo  los riesgos del advenimiento del populismo como la peor forma de expresión del Socialismo del Siglo XXI negadora de la lucha de clases, abriendo profundas brechas en la clase media y los intelectuales que terminaron siendo cooptados por la derecha reaccionaria. La Revolución no puede hacerse desde arriba, ni por decreto, aunque así estuviera dispuesta en la propia Constitución Política del Estado, porque la Revolución es el derrocamiento de las clases dominantes del poder político del Estado burgués, por parte de los trabajadores junto a los campesinos pobres y el pueblo bajo la dirección de un Partido de clase marxista leninista y de  nuevo tipo, y de ninguna manera puede ser obra de unos cuantos iluminados o elitistas de la pequeña burguesía sobre la base de teorías erráticas (Socialismo del Siglo XXI) y nada menos sobre las espaldas del pueblo y a su nombre (populismo). 

Nicolás Maduro, no tiene el carisma y la idoneidad de Hugo Chávez, menos el nexo afectivo que tuviera con las Fuerzas Armadas ni con el pueblo. Ha caído con facilidad en las provocaciones de la derecha reaccionaria y no ha sabido avanzar en el proceso de construcción de un nexo político que lo vinculara con el pueblo, que en realidad ha estado ausente del ejercicio del Poder político y solo se ha limitado a recibir pasivamente los beneficios del populismo que en la era chavista ya  había comenzado a mostrar sus debilidades. Ni remotamente Maduro percibe la necesidad de construir órganos de poder popular para avanzar, y contrariamente de manera peligrosa está por ilegalizar al Partido Comunista de Venezuela.

El problema causado por la aprobación de las Sentencias Constitucionales 155 y 156 de 28 y 29 de marzo, que estaba dirigida a sancionar los actos ilegítimos del parlamento venezolano fundados en la mayoría creada sobre el reconocimiento e incorporación a la bancada opositora de tres diputados de la Amazonía, para hacer lo que llaman la “super-mayoría” con el propósito de terminar defenestrando a Maduro “por la vía institucional”, y en las actuales circunstancias, utilizar esa fraudulenta mayoría para frenar los desesperados intentos de Maduro para reasumir control sobre la situación, son, en realidad, un acto de sedición  que pone al Parlamento venezolano, al margen de la legalidad y en puridad, asumiendo la forma de un “conflicto” de Poderes, desnudando que solo es un nuevo engranaje de la maquinaria desestabilizadora que utiliza la reacción y el Imperialismo. Maduro cayó en la trampa y la provocación de la derecha mas reaccionaria que  ya no dará marcha atrás. ¡La bestia servil al imperialismo, está cebada en la carne del pueblo y está buscando desatar más violencia y más muertos para justificar la aplicación del Art. 20 de la Carta Democrática de la Administración de las Colonias del Imperialismo en Sudamérica, detrás de la que está la intervención militar de los EE.UU. dizque con el objeto de “pacificar” y “devolver la institucionalidad democrática” a  Venezuela, como pretexto para apoderarse de sus riquezas petroleras, que es la verdadera razón que impulsa los nefastos intereses imperialistas: el asalto de los recursos naturales de America Latina.

La OEA es una simple repartición del Imperialismo, una comisaria para imponer a sus neocolonias conductas internacionales de buen comportamiento y así garantizar el quieto y pacífico disfrute de los beneficios del Poder para la servil oligarquía sudamericana.  El Imperialismo norteamericano y la oligarquía venezolana, ya ha invertido millones de dólares en su intentona desestabilizadora; quiere recuperar sus inversiones y no cejará hasta que Maduro caiga y con él sean destruidas la conquistas que han conseguido los pobres de Venezuela y se devuelvan a los ricos venezolanos algunos de sus privilegios  y el Poder de dominación para que sigan disfrutando de sus beneficios mientras el pueblo sea perseguido y masacrado en las  calles.

La derecha no cree en la democracia ni en el voto popular cuando ya no sirve a sus intereses de clase, y está convencida que el período del hambre al que ha sometido al pueblo venezolano (los bolivianos conocimos en el período del desmoronamiento de la UDP provocada por el Imperialismo y la oligarquía) llevará el cauce electoral del descontento que provocaron, a sus molinos para entronizar como en Argentina, un gobierno de la ultradederecha enemigo de los trabajadores y del pueblo (responsabilidad de la que el populismo krichneriano tendrá que responder algún día a su pueblo).

Por eso, no servirá para nada el retroceso de Maduro, con la devolución de las competencias por parte de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia a la Asamblea Nacional, porque hace rato que ya ha perdido la iniciativa política y dejó de controlar la crisis provocada por la reacción y el imperialismo. 

Consideramos que ya no se debe seguir castigando al pueblo venezolano que está siendo empujado al despeñadero por sus enemigos, que son los mismos de todos los trabajadores y pueblos del tercer mundo.  Es hora de poner punto final de manera resuelta y revolucionaria a la aventura golpista y desestabilizadora provocada por la reacción y el imperialismo yanqui, que más temprano que tarde ha de bañar de sangre al pueblo venezolano. Por eso, hay que detener a todo trance los afanes intervencionistas del imperialismo que pretende establecer su domino totalitario y absoluto junto al accionar de su Estado títere de Colombia (OTAN), de los demás gobiernos serviles y su comisaria de las neocolonias: la OEA.

El Partido Comunista de Bolivia (R), considera que los trabajadores y el pueblo venezolano  deben consumar la ruptura revolucionaria de la situación de crisis provocada por la reacción y el imperialismo yanqui en Venezuela, superando los límites y errores del Socialismo del Siglo XXI que degeneró en populismo, radicalizando el proceso político dándole un verdadero carácter socialista fundado en el marxismo leninismo (única ideología todopoderosa de los trabajadores bajo la conducción de un Partido Comunista), un Frente político que aglutine a los trabajadores y pobres de las ciudades y del campo, y la constitución de un verdadero y poderoso Ejército Popular bajo el mando y guía del Partido, y de esta  manera transitar hacia el verdadero Socialismo Científico en transición hacia el comunismo, sustituyendo al viejo y podrido Estado burgués que aún se mantiene en pie (a pesar de la Constitución Bolivariana) por un nuevo Estado, derrotando por todos los medios junto a las  masas, a la reacción y el imperialismo yanqui, al intervencionismo y la injerencia en los asuntos internos del pueblo de Venezuela.

Si no se actúa a tiempo, la violencia fascista sembrará muerte, desolación, destrucción y  miseria en contra de los trabajadores  y el pueblo de Venezuela, y todo será posible para la reacción y el imperialismo y su Estado títere de Colombia y demás gobiernos serviles de América Latina y el imperialismo de la Unión Europea.

¡POR NUESTRA CLASE Y NUESTRO PUEBLO, LA REBELION SE JUSTIFICA! 
¡MUERA LA REACCION Y EL IMPERIALISMO YANQUI!
¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

P. el Secretariado 
Partido Comunista de Bolivia (r)